sábado, 24 de diciembre de 2011

Cuarta cultura, arte transgénico y biotecnología

La cuarta cultura establece un punto de encuentro, un diálogo entre los saberes de las ciencias de la vida, las ciencias sociales, las humanidades y el arte.
La especialización extrema nos ha condenado a la no comprensión del mundo. Debemos integrarla con visiones transversales, aceptando el reto de avanzar hacia un pensamiento más complejo.
La ciencia-tecnología líder de la cuarta cultura es la biotecnología. La biotecnología utiliza seres vivos o partes de seres vivos para generar respuestas a las distintas necesidades socioeconómicas. El liderazgo se fundamenta en   sus desarrollos  en el área salud, alimentos, combustibles y medio ambiente, en su protagonismo en la economía con la bioeconomía  y en la arquitectura con la bionanoarquitectura, en su participación en las NBIC (nanotecnología-biotecnología-tecnología de la información y cognotecnología) y  en su incidencia  en el conjunto de aspectos relacionados con el conocimiento humano y la cultura como ser el pensamiento y lenguaje.
La impronta de la biotecnología en el  arte se inicia ceca del año 2000 con una corriente denominada  bioarte. Su objetivo primordial es borrar la línea entre la ciencia y el arte, así como generar interrogantes sobre lo humano y la vida en general transformando los formatos y los conceptos de presentación vigentes. Constituye una nueva forma de crear utilizando a la vida como un nuevo medio comunicación. El ADN, proteínas,  células, tejidos y  organismos se convierten en una inmejorable oportunidad reexplorar diversas maneras de representación y comunicación.
Entre los artistas representativos del bioarte podemos citar, entre otros, a Eduardo Kac, profesor del Instituto de Arte de Chicago, quién realizó su pieza Génesis en la cual creó un gen artístico traduciendo una frase del  Génesis en código Morse, y convirtiendo el código Morse en pares de bases de ADN siguiendo un principio de conversión especialmente desarrollado para este trabajo y a Oron Catts, Ionat Zurr, artistas y científicos, con  su Tissue Culture and Art Project  quienes han generado carnes y pieles alternativas, utilizando material orgánico alimentado en bioreactores; estas creaciones artísticas también tienen la importancia tecnológica relacionada con la  generación a futuro alimentos de tipo alternativo denominados carne in vitro o carne biotecnológica.
En el bioarte  se destacan las obras de “arte transgénico”. En una de ellas se le introducen a ocho bacterias  genes productores de sustancias fluorescentes de distintos colores.  Al esparcirlas artísticamente sobre un medio de cultivo contenido en una placa de petri, cuando crecen forman impresionantes imágenes multicolores fluorescentes, cambiantes en el tiempo por el distinto crecimiento de las colonias bacterianas en el medio de cultivo seleccionado. Las consecutivas fotos obtenidas permiten expresar en imágenes coloreadas   la evolución de los sistemas vivos. 
Se debió  esperar  siglos para un diálogo  integrador entre las ciencias de la vida, las ciencias sociales, las humanidades y el arte. La biotecnología lo está haciendo posible. Es la hora de la cuarta cultura.
Alberto Luis D'Andrea

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitantes